¿Puedo tomar el sol en la piscina de forma saludable?

Tabla de contenido

La protección solar es imprescindible en el kit de verano, incluso en los días nublados. «Aunque no tengamos calor, el índice de radiación sobre nuestra piel no puede olvidar renovar el foto protector», recuerda para prevenir lesiones cutáneas que van desde las quemaduras hasta el desarrollo de cáncer de piel, te damos las siguientes recomendaciones generales para tomar el sol en la piscina:

Evite siempre la exposición en las horas centrales del día, de 12:00 a 16:00 horas. Es habitual que la gente no se proteja cuando está a la sombra, pero debemos saber que el sol se refleja en el suelo entre un 30 y un 40%. Por lo tanto, aunque estemos bajo la sombrilla debemos usar protección solar.

Aplique el protector solar 30 minutos antes de la exposición al sol con la piel limpia y seca.

Elige un protector solar con factor 30 o superior con la ayuda de un farmacéutico.

Extienda el producto generosamente y reponga cada dos o tres horas. En el caso de los niños, es difícil porque están constantemente entrando y saliendo de la piscina, por lo que es buena idea crearles una rutina a través de juegos.

Limite la exposición al sol en los niños menores de 3 años y extreme las medidas en el caso de los mayores y las embarazadas. y no olvide llevar camisetas, sombreros y gafas de sol al salir del agua.

Utilice protección solar aunque su piel esté bronceada.

Lleve una botella de agua a la piscina para evitar la deshidratación, especialmente en el caso de los ancianos y los niños.

Los nutricosméticos son un buen complemento pero nunca un sustituto de la protección solar. Activan la producción de melanina por lo que nos veremos más bronceados y, además, gracias a su alto contenido en antioxidantes, son un magnífico agente anti envejecimiento porque previenen el envejecimiento de la piel al actuar contra los radicales libres, partículas que destruyen la elastina y el colágeno, provocando la aparición de arrugas profundas y la flacidez de la piel.

¿Cómo cuidar la piel y el cabello después de nadar?

Los expertos recomiendan usar jabones sin detergentes para no dañar la barrera lipídica de la piel y mejor si contienen agentes nutritivos. Para completar el cuidado, recomienda aplicar una crema emoliente después de la ducha. «En el caso de una piel sana, basta con seguir la rutina habitual y añadir una crema para después del sol».

En cuanto al cabello, apuesta por eliminar bien el cloro después de cada baño para evitar la decoloración. «Es importante también secarlo bien porque la humedad debilita y daña la fibra capilar». Después de la ducha, sugiere utilizar productos reparadores para el cabello.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Entradas relacionadas

Dejanos un comentario

No te pierdas nuestro Newsletter & ofertas